sábado, 28 de abril de 2007

AGUADAS 200 AÑOS - CRONICA 2

SANTIAGO DE ARMA DE RIONEGRO

El 24 de Agosto de 1541, Jerónimo Luis Tejelo descubre el Valle del Aburrá, mas tarde, a mediados del mes de Septiembre del mismo año envía a Alvaro de Mendoza al mando de un pequeño grupo para que exploraran mas allá de la cordillera y descubren el valle que más tarde se llamaría de San Nicolás del Río Negro.

Don Juan Daza, oriundo de Segovia, había sido Regidor de Santiago de Cali y llegado de España como criado de Don Sancho García del Espinar, a la postre Gobernador de Popayán.

Por una merced de tierras hecha por Don Sancho a su criado, llegó Don Juan Daza desde Popayán al valle de San Nicolás de Rionegro en Octubre de 1581. Esta merced de tierras consistía en dos Estancias, una en el Valle del Aburrá y otra en las "Sabanas de Rionegro, en la parte y lugar que las quisieres señalar".

El 8 de Noviembre de 1581, don Juan Daza toma posesión de la Estancia en Rionegro y con testigos inicia la organización de la ciudad, fecha esta considerada como la de la fundación de Rionegro.

Lentamente, fueron erigiéndose las casas de la población y en sus fértiles tierras comenzó una pujante tarea de los habitantes por colonizarlas y ambicionando mas tarde poseer el título de Villa, el 15 de Marzo de 1732 otorgaron poder a Manuel de Aguirre y Francisco Pacheco para que ante la Audiencia de Santa Fe de Bogotá, solicitaran y obtuvieran este titulo y su consiguiente Escudo de armas.

Según las leyes vigentes, los Virreyes y las Reales Audiencias estaban impedidos para otorgar títulos de nuevas ciudades y villas razón por la cual dicha petición fue negada.
Pero estos entes si podían autorizar el traslado de ciudades en decadencia a otros sitios mas prósperos.

Bajo esta razón legal, los habitantes encontraron la posibilidad de solucionar su ambición, iniciándose el litigio probatorio de la decadencia de Arma y la prueba del progreso floreciente de Rionegro.

Era indiscutible en la época la decadente situación de Arma. Los españoles encomenderos, fueron aniquilando la mano de obra para las minas de fácil laboreo en los ríos y en algunas vertientes de las montañas. Los indios escapaban y ni con organizadas jaurías de perros podían ser obligados al trabajo, las minas cercanas a la población fueron escaseando viéndose la necesidad de buscarlas en sitios mas apartados en donde la provisión de víveres era mas costosa creándose una paradoja: las minas no producían por falta de esclavos y se carecían de esclavos porque las minas, incipientemente laboradas por sus dueños, no daban para comprarlos.

Según el informe del gobernador Don Cayetano Buelta Lorenzana al entrar a gobernar la Provincia de Antioquia, "De Arma sólo quedaba el nombre".

El 11 de Abril de 1783, el Arzobispo Virrey Antonio Caballero y Góngora dicta el decreto que ordena el traslado de la ciudad de Arma, "por cuanto carecía de las condiciones indispensables para la vida económica, a San Nicolás de Rionegro, rico en minas, copioso en frutos, de saludable temperamento y con un vecindario de mas de 9.000 almas", orden ejecutada por el Gobernador Francisco Silvestre Sánchez, recibiendo todas las prerrogativas de Arma, su rango, su Título y su Escudo de armas el día 24 de Julio de 1783 y denominándose entonces SANTIAGO DE ARMA DE RIONEGRO.

Para los vecinos que quedaban en Arma, contrarios a la orden dictada, comenzó un nuevo litigio esta vez por la posesión de la imágenes religiosas como las de Santiago Apóstol y de Nuestra Señora de la Concepción del Rosario, donadas a la ciudad por el Rey Felipe II y que por fin, fueron trasladados a Rionegro después de muchos reclamos y contrareclamos en favor de su posesión.

Así, la Villa de Santiago de Arma, fue desposeída de sus títulos y prerrogativas que pasaron a Rionegro, víctimas de los desastres de la naturaleza y de la violenta persecución de los encomenderos españoles a los naturales que acabaron con una villa en una tierra de grandes riquezas.

A pesar de todo, Arma no murió, algunos de sus primitivos pobladores españoles continuaron en estas tierras al punto de que de allí, salió años después un grupo que fundó la ciudad de Pácora y como vecino de Arma, don Narciso Estrada concibió la idea de fundar a Aguadas. Con el nombre de Armaviejo o San José de Arma, a principios de 1800, pertenecía a Río Negro que también tenía bajo su jurisdicción los Sitios de Sabaletas, Concepción, Guarne, Santo Domingo, San Vicente y Sonsón. Mas tarde perteneció a las Provincias de Sonsón y Salamina y después de creado el Departamento de Caldas en 1905, se erige hasta hoy como un pujante y rico Corregimiento de Aguadas.

Hoy, mas de 450 años después de su fundación, con su clima templado Arma es hoy un próspero Corregimiento de Aguadas en el que se encuentran grandes haciendas que permiten por medio de la Agricultura y la Ganadería ser una gran fuente de ingresos para todo el Municipio.